Subio por la escalera de asistencia y fue directa a su despacho.

Subio por la escalera de asistencia y fue directa a su despacho.

NAT MENDEZ GORDITAS DE LUJO

Conjunto Gorditas 2

—la solto y dio un paso antes, quedandose tranquilo y no ha transpirado mirandola fijamente, igual que si la desafiara a darle otro golpe. —Me gustaria salir —dijo Susana dentro de dientes asi­ como resoplando un rizo que le caia referente a los ojos— desplazandolo hacia el pelo usted ocupa el lugar sobre la puerta. El entrecerro las ojos. La novia contemplo ese hombreton enorme que ocupaba el lugar sobre la entrada, por arriba y los lados. Abrio la boca sorprendida sobre que alguien pudiera igual de nefasto enorme. El novio no se movio. La novia perdio el enfado y las 3 vodkas con grosella se esfumaron sobre golpe quitandole la valentia. Susana pestaneo confundida asi­ como dio un paso atras, pequeno sin embargo excesivamente elocuente. —Disculpe —dijo el varon falto moverse de la puerta— no fue mi intencion hacerle dano o asustarla —carraspeo desplazandolo hacia el pelo espero a que ella lo mirara nuevamente a la rostro. —Estoy bien —susurro la novia incomoda— en el bano no existe nadie — le comunico al tiempo que senalaba la camino para que le diera desague. El se aparto rapidamente y no ha transpirado le hizo un sena caballeresco para que la novia pasara. Susana aguanto un insulto ante el sena burlon sobre el desplazandolo hacia el pelo paso rauda por su ala. 3 consejos mas asi­ como resoplo. —?Menuda noche! —?asi­ como que lo diga! —Contesto la voz del varon acerca mylol de su hombro haciendola arrojarse sobre la sensacion— ?La asuste? Disculpeme nuevamente. Estoy una cosa perdido en este edificio laberintico. Usted da la impresion conocer extremadamente bien donde va —aclaro ante las ojos abiertos e incredulos de Susana que lo miraban, carente moverse, igual que si estuviera alocado.

NAT MENDEZ GORDITAS DE LUJO

Serie Gorditas 2

—?Donde pretende ir? —contesto Susana bastante despacio, como En Caso De Que de repente recordara su funcion sobre recepcionista educada asi­ como paciente. —Ni idea —sonrio sobre arrebato sobre oreja an oido y le cambio la cara— le acompano a donde vaya. Susana boqueo primero de hallar las palabras adecuadas Con El Fin De contestar. El rostro acertado del varon habia cambiado de semejante manera,que no parecia el exacto. —No va an alcanzar acontecer. Nunca puede acompanarme —casi se atraganto cuando el se acerco mas. Ella elevo el rostro de mirarlo a las ojos, intentando colocar una expresion energica. —?Es usted la clienta? —?Que? —logro indagar la novia sin dar reputacion a la decorado. —Mi hermana se anoto en la compania esta semana. Yo nunca queria que viniera sola a la fiesta No obstante el labor me retraso. Acabo sobre alcanzar desplazandolo hacia el pelo la estoy tras. Me llamo Alejandro Maya —sonrio mas En Caso De Que cerca de ensenando una dentadura cuidada y no ha transpirado

blanca— ?Donde Tenemos que

anotarse? ?O me puede dar su telefono sin intermediarios? —hizo el visaje sobre escribir en el aire. —No —salio sobre su mutismo Susana abrumada por la informacion y confundida por el resplandor que veia en los ojos sobre ese oso enorme— yo empleo aca —trago con complejidad y dio un transito tentativo hacia el lado— me se encuentran esperando. Disculpe. Seguramente encontrara a su hermana en el salon. Asi­ como salio escopeteada. Se metio en la paso que decia: “acceso empleados“, y no ha transpirado miro sobre reojo como el tal, Alejandro Maya, se quedaba exteriormente con cara de oso cabreado.

NAT MENDEZ GORDITAS DE LUJO

Gama Gorditas 2

No le extranaria que se metiera ademas en la sala de gestacion del

-catering, no obstante sabia que rosado lo echaria sobre su territorio falto

vacilar. —Ahhhhhhhhh —lloraba Malena a grito pelado. —?Menuda noche! —repitio anteriormente sobre entrar. —Susana. Debido a Dios que llegas —Rebeca se levanto y corrio a la salida— aca la mujer ha sido abandonada por. —Lo se —le interrumpio— anda vete, busca a Flora desplazandolo hacia el pelo le explicas. Debe permanecer cercano sobre las telefonos. Malena nunca lloraba. Berreaba. Tenia el cabello sobre punta sobre tanto tocarselo, la gomina nunca obraba milagros ante el descontrol. El traje estaba alzado Incluso la mitad sobre sus muslos y no ha transpirado los zapatos nunca estaban a la ojeada. La caja sobre panuelos acompanaba a la concertista, que levanto la ojeada ante su advenimiento. –No quiero irme a casa mismamente —un puchero quejumbroso la recibio— mi apurado se deprime si lloro y no ha transpirado se pone a aullar igual que un poseso. Me echaran del edificio. —Bueno. Lo primero es que te tranquilices —se sento a su aspecto. —Eres bastante bonita —gimio Malena— desplazandolo hacia el pelo tienes tetas —se senalo a la novia misma— yo nunca tengo. Creo que voy a hacerme la estetica y que me quiten gordura del trasero desplazandolo hacia el pelo me lo pongan en las tetas —miro las pechos de Susana, que lucian escote asi­ como rebosaban del traje— ?Me dejarias un sujetador para que el cirujano sepa la medida que quiero? —Estas divagando. Tocaron a la camino. Un camarero entro con cara de pocos amistades. —La he buscado por todo el mundo las despachos. Me dijeron que estaba usted en este vivienda.